¿Quieres dar un toque distinto a tu casa? ¿Te parecen aburridas las paredes? ¿No sabes cómo vestirlas? Hoy te proponemos decorar casas con molduras en las paredes, sin que ello signifique quedarse anclado en el estilo clásico.Por lo general, al oír hablar de molduras, lo primero que se nos viene a la cabeza es el renacimiento, el rococó, etc.  Es cierto que surgió en esa época, pero desde entonces ha ido evolucionando hasta nuestros días adaptándose a los estilos que más éxito tienen en este momento.Están las molduras tradicionales que, en combinación con un mobiliario más moderno, dan un toque vanguardista a la estancia en cuestión, obteniendo como resultado un estilo clásico renovado. Estas molduras son más recargadas, con formas de hojas, elementos vegetales y formas muy orgánicas. En el caso de que las molduras sean muy historiadas, aconsejamos que la decoración general sea lo más sutil posible, así como todos los complementos que añadamos a las paredes. De este modo evitaremos sobrecargar la estancia.

Por otro lado, también existen las molduras que podríamos denominar “arquitectónicas”, con líneas rectas, sencillas y más livianas. En este caso la decoración puede abundar un poco más, pero no olvides que las molduras juegan un papel muy importante y es bueno darle cierto protagonismo.

Si te gusta este elemento decorativo para el interiorismo de tu vivienda, ten en cuenta los siguientes aspectos antes de incorporarlas a tus estancias:

1. Si tienes una casa con techos altos, puedes optar por los dos tipos de molduras que hemos comentado más arriba. Si no es así, es preferible no pasarse  con las florituras y optar por las líneas sencillas. Siempre hay que tener en cuenta la proporción.

2. Puedes crear las composiciones que más te gusten, por ejemplo un zócalo que no supere la mitad de la altura total de la pared sobre el que coloques molduras cuadradas o rectangulares y, sobre este zócalo, otra secuencia de molduras de mayor altura.

3. Generalmente, suele ser común al gusto de todas las personas que se decantan por estos motivos decorativos, el pintarlas de color blanco. Pero también es posible pintar la totalidad de la pared y las molduras en un color oscuro, o incluso que la moldura sea de un tono y la pared de otro. Todo dependerá de  la imagen global que quieras conseguir.

4. Otra idea decorativa es incorporar entre moldura y moldura un espejo, un cuadro o un acabado de pared diferente (por ejemplo ladrillo visto).

5. Un opción original es utilizar los plafones de escayola (los que se utilizan para resaltar la lámpara de techo) en toda una pared, con distintos tamaños y formatos. No es obligatorio seguir un esquema clásico: el diseño no tiene límites, así que sólo hay que echarle un poco de imaginación y buen gusto.

6.También puedes integrar la puerta en la pared, de tal manera que el diseño creado continúe exactamente igual por la hoja y jambas de la puerta.

7. Otra opción es utilizar las cornisas como estanterías para libros, para apoyar cuadros o cualquier elemento que no sea muy pesado.

Por último, os dejamos unas fotos de decoración con todos los estilos de molduras que hemos analizado para que os sirvan de modelo. Sin duda un toque distinto para decorar casas.

Decorar casas con molduras

Decorar casas con molduras

Decorar casas con molduras

Decorar casas con molduras

Decorar casas con molduras

Decorar casas con molduras

Decorar casas con molduras

Decorar casas con molduras

Decorar casas con molduras

Decorar casas con molduras

Decorar casas con molduras

Decorar casas con molduras

Decorar casas con molduras

Decorar casas con molduras

Decorar casas con molduras

Decorar casas con molduras

Decorar casas con molduras

Decorar casas con molduras